Bicentenario & Tapas, pistas gaditanas

La morena en adobo en El Palillo

El Bicen­te­nario de la Con­sti­tu­ción de 1812 es una buena excusa para vis­i­tar Cádiz. La ciu­dad invita al paseo por los esce­nar­ios de aquel momento histórico, alter­nando la visita cul­tural con alguna de las bue­nas bar­ras de tapeo que tiene la Tacita. Tapear en Cádiz es una gran expe­ri­en­cia gas­tronómica siem­pre y, además, es la mejor forma de comer o cenar sin perder detalle de la vida que bulle por las calles. El viejo Cádiz intra­muros tiene una dimen­sión humana, abar­ca­ble, ideal para recor­rerlo a pie sin que ello suponga un gran esfuerzo. Es fre­cuente encon­trar en las mejores bar­ras, ter­tu­lias abier­tas a todo el que llega. Dar con una de ellas es la mejor inmer­sión en el gen­uino uni­verso gadi­tano.

El corazón de la ciu­dad late entre el bar­rio de la Viña, junto a la Caleta, y el de Santa María, en los alrede­dores de la plaza de San Juan de Dios. En esos dos núcleos se con­cen­tran tam­bién intere­santes prop­ues­tas de tapeo en las que con­viven tradi­ción e inno­vación. Tras empa­parnos de brisa marina en la playa de la Caleta, donde los atarde­ceres son úni­cos, lo mejor es aden­trarse en el Bar­rio de la Viña por la calle San Félix para encon­trar la primera prop­uesta de esta serie de Bicen­te­nario & Tapas, pistas gadi­tanas.

En el número 10 de San Félix está El Palillo. Una buena mues­tra de bar pop­u­lar, de bar­rio gadita, gadita. De lunes a viernes, la barra se puebla de par­ro­quianos de la Viña. Los fines de sem­ana dece­nas de gas­trop­ere­gri­nos foras­teros apare­cen por el Palillo para rendir culto a la frit­ura de pescado. Anto­nio Paúl gob­ierna en soli­tario barra y frei­dora, sin dejar de inter­venir en las ter­tu­lias de los clientes, todo ello con la máx­ima cor­rec­ción que exige el pro­to­colo gadi­tano.

El cazón y los cala­mares fritos los eje­cuta con maestría. Frit­uras cor­tas, a alta tem­per­atura y sin restos de aceite en el plato. La espe­cial­i­dad de Anto­nio es la Morena en adobo y el Zafío o Con­grio frito. Tener la opor­tu­nidad de comer morena o zafío no es habit­ual en estos tiem­pos. Décadas atrás, era algo cor­ri­ente su con­sumo en los bares fre­cuen­ta­dos por pescadores ya que es una cap­tura que se hace en los acan­ti­la­dos que rodean la ciu­dad. Entre los pocos bares que con­tinúan con la tradi­ción de servir morena está El Palillo.

La tapa, con dos gen­erosas raciones de pescado, por solo 1,80 euros. La Morena tiene una frit­ura per­fecta, exte­rior cro­cante, seco, sin restos de aceite y el inte­rior jugoso, con toques gelati­nosos sin­gu­lares de este pescado y con el adobo justo de vina­gre, pimen­tón y espe­cias, que no enmas­cara el sabor del pescado.

Bar El Palillo — C/ San Félix, 10 — Cádiz

Telé­fono: No tiene.

Web: No tiene. Email: No tiene.


Londres, capital de Sherryland

El opti­mismo se ha posado en el hor­i­zonte de Sher­ry­land. Jerez ha cer­rado 2011 con un repunte de ven­tas en el Reino Unido y esto supone un giro frente a la neg­a­tiva ten­den­cia de los últi­mos años. A prin­ci­p­ios de diciem­bre, el Daily Mail pub­li­caba que la cadena Mark & Spencer había incre­men­tado sus ven­tas


En el Forum también tuvimos vinos

El Forum de San­ti­ago ha tenido tam­bién espa­cio para los vinos, en espe­cial para los gal­le­gos, pero tam­bién andaluces y del resto de la penín­sula. Fueron numerosas las catas y pre­senta­ciones en los difer­entes espa­cios del evento, pero lo intere­sante tam­bién fue que los vinos salieron a la calle. Durante la cel­e­bración del Forum, varias


Vanguardia andaluza & con-tradición

El restau­rante CALIMA abrirá las puer­tas de su nueva tem­po­rada en solo dos sem­anas y el cocinero malagueño, Dani Gar­cía, ha pre­sen­tado las líneas maes­tras de su menú 2012 en el Forum Gas­tronómico de San­ti­ago. La cocina de este chef se car­ac­ter­iza por tener unos sóli­dos cimien­tos en la cocina tradi­cional andaluza, en la que


El Golfo de Cádiz con sabor a monte

El obje­tivo de Ángel León es coci­nar el mar y que sus clientes se sumer­jan en los aro­mas y sabores del Golfo de Cádiz. Poco a poco, el público de Aponiente fue dejando de pedir los pocos platos que el cocinero ofrecía en su carta. “Como nadie los pedía, dejé de hac­er­los y de esta


Sefarad con sabor andaluz

El cocinero malagueño Samuel Perea y su colega israelí Víc­tor Gloger, han pre­sen­tado en el Forum Gas­tronómico de San­ti­ago 2012 una visión actual de la cocina sefardí elab­o­rada con ingre­di­entes malagueños. Hasta la cap­i­tal de Gali­cia ha via­jado Perea con chivo lechal de Málaga, el aceite de Bena­gal­bón y de Sierra de Yeguas, las aceitu­nas


Boquerones malagueños en el corazón de Madrid

El cocinero malagueño Dani Gar­cía ha pre­sen­tado en el con­greso inter­na­cional de gas­tronomía Madrid Fusión 2012 dos mues­tras de sus últi­mos tra­ba­jos con nitrógeno, un ‘Ten­derete de boquerones” en una ver­sión sal­ada de la téc­nica y un postre que llamó la aten­ción, “Caja de gusanos de seda”. En este último plato, Dani Gar­cía uti­liza el nitrógeno


Como una ola… en el plato

El cocinero gadi­tano Ángel León, cono­cido como el ‘chef del mar’, ha cul­mi­nado su sueño marino de lle­var hasta el plato el movimiento de las olas. Con el nom­bre de ‘Sueño de un mar en movimiento’, León ha pre­sen­tado esta sopa en la jor­nada inau­gural de la décima edi­ción del Con­greso Inter­na­cional de Gas­tronomía Madrid Fusión. El


Fine Tempo, un vino singular en el corazón de Grazalema

El sueño de todo enól­ogo es encon­trar un día una bodega, propia o no, donde tra­ba­jar en lib­er­tad, lejos de ten­den­cias y gus­tos de la moda. Todo ello condi­men­tado por sue­los y cepas con las que dis­eñar un vino que exp­rese lo mejor de su entorno. Miguel Gómez, un joven enól­ogo nacido en San Fer­nando y


Sevilla al compás del Colón

Sevilla invita a pasear. Desde el Gran Meliá Colón, en la calle Canale­jas nº 1, todo el cen­tro histórico sevil­lano está a un paseo de dis­tan­cia. Esto per­mite hacer pequeñas sal­i­das, acer­carse a un museo, tomar unas tapas, vis­i­tar la cat­e­dral, prac­ticar shop­ping o tomar un baño árabe y volver al acoge­dor hotel en pocos