Nápoles, en busca de la corbata perfecta…

Ugo Cilento recibe siem­pre a sus clientes y vis­i­tas con una extensa son­risa. Su figura, le ayuda a expre­sar el inmenso orgullo que siente al pertenecer a la octava gen­eración de una familia de empre­sar­ios napoli­tanos que, desde el siglo XVIII, han par­tic­i­pado en la vida indus­trial de la región. Entre los Cilento ha habido impor­tantes armadores e indus­tri­ales tex­tiles, pero la activi­dad que ha unido a la familia y que se mantiene en el tiempo es la cor­batería artesanal.

La casa M. Cilento se fundo en Nápoles en 1780 en el largo San Gio­vanni Mag­giore. En 1820 el nego­cio se trasladó a su actual emplaza­miento en la cén­trica Vía Med­ina, en los bajos del Palazzo d’Aquino di Cara­man­ico, dis­eñado por el arqui­tecto Fer­di­nando Fuga y a poca dis­tan­cia del Cas­tel Nuovo, el teatro San Carlo y la galería Umberto I. En el número 61 se encuen­tra la sas­tr­ería con una extensa oferta de pren­das, calzado a medida y acce­so­rios, para sat­is­facer los gus­tos mas clási­cos del hom­bre de nego­cios, el via­jero, el cazador, … En un local con­tiguo está la ren­o­vada bou­tique ded­i­cada en exclu­siva a la corbata.

La familia Cilento mantiene además el antiguo ate­lier en la primera planta de un por­tal vecino, en el que se con­serva la com­pleta colec­ción pri­vada de obje­tos rela­ciona­dos con la his­to­ria de la cor­batería y los mues­trar­ios de teji­dos que la firma ha usado en los dos últi­mos sig­los. Este espa­cio en el que parece que el tiempo se ha detenido, ofrece la pri­vaci­dad nece­saria para aten­der a los clientes mas exclu­sivos, donde se les toma medi­das y se les hace la primeras prue­bas. Al abrir la puerta de entrada al ate­lier les recibe una frase de Oscar Wilde que en si misma es toda una declaración de inten­ciones: “Una cor­bata bien anudada es el primer paso serio en la vida”. Por la cen­te­naria sas­tr­ería de la calle Med­ina han pasado per­son­al­i­dades de todo el mundo, jefes de estado, miem­bros de todas las casas reales euro­peas, int­elec­tuales, aristócratas y artistas.

Sette pieghe

Para Ugo, la cor­bata sette pieghe es el emblema de la casa. “Nápoles es una ref­er­en­cia histórica e inter­na­cional en el mundo de la cor­bata”, ase­gura, “y la sette pieghe es la cor­bata que nos ha dado el pres­ti­gio del que dis­fru­ta­mos hoy”.

La sette pieghe es, a su juicio, la máx­ima y mejor expre­sión de una cor­bata. Se con­fec­ciona a mano, ple­gando con la pre­cisión de un origami japonés una pieza cuadrada de seda. Se le da con del­i­cadeza siete pliegues al tejido, sigu­iendo la antigua tradi­ción. “Esta téc­nica da a la cor­bata una ele­gan­cia, un vol­u­men y cuerpo que no se alcanza de otra forma” comenta.

Auque la seda es el tejido mas usado en la cor­batería, tam­bién se usan otros mate­ri­ales nobles. “En la casa Cilento hemos uti­lizado siem­pre los mejores paños traí­dos de cualquier parte del mundo” ase­gura Ugo. “Como arte­sano, siento ver­dadero placer cuando tengo entre mis manos teji­dos tan nobles como la vicuña y la alpaca, y en los mues­trar­ios ofre­ce­mos a nue­stros clientes teji­dos de los mejores fab­ri­cantes, como los hilos de col­ores nat­u­rales de Har­ris Tweed, las exclu­si­vas Pash­mi­nas, Gua­nashinas y Cachemires de Dormeuil o los paños esco­ce­ses de Sca­bal, Hol­land & Sherry.

Ugo ase­gura que busca una ele­gan­cia que se mantiene en el tiempo, basada en los pequeños detalles. “Nue­stros clientes quieren un estilo que a la vez sea ele­gante y dis­creto, lejos de los rig­ores de la moda con­tem­poránea pero que siem­pre de una ima­gen actu­al­izada”. Su mayor sat­is­fac­ción es recibir a los hijos de antiguos clientes que usan ahora las cor­batas Cilento heredadas de sus padres y abue­los, cuyos estam­pa­dos y teji­dos se mantienen vigentes.

Cilento - Via Med­ina 61 A-B / 80132 Nápoles

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *