El mercado de vinos de Jerez en el UK apunta a un cambio de tendencia

Londres, capital de Sherryland

El opti­mismo se ha posado en el hor­i­zonte de Sher­ry­land. Jerez ha cer­rado 2011 con un repunte de ven­tas en el Reino Unido y esto supone un giro frente a la neg­a­tiva ten­den­cia de los últi­mos años. A prin­ci­p­ios de diciem­bre, el Daily Mail pub­li­caba que la cadena Mark & Spencer había incre­men­tado sus ven­tas de Sherry en un 15%. El rota­tivo apunt­aba al efecto Down­ton Abbey como prin­ci­pal motivo en este aumento del consumo.

La familia pro­tag­o­nista de la serie de la cadena ITV, aparece con fre­cuen­cia acom­pañando sus mejores comi­das con el vino jerezano y ese men­saje ha cal­ado en los hog­a­res del Reino Unido. Es curioso que las fre­cuentes apari­ciones del vino de Jerez en la serie tele­vi­siva de mayor éxito, con­siga lo que hasta ahora era imposi­ble, a pesar de las fuertes inver­siones en pro­mo­ción del Con­sejo Regulador.

Lo mas pos­i­tivo de todo es que el mayor interés se está des­per­tando entre los con­sum­i­dores de entre los 20 y 30 años. Hay una gen­eración per­dida, los que tienen entre 40 y 50 años, para los que el Sherry es sinón­imo de la bebida de las abue­las y las tías solteronas, inclu­ida la reina que sigue con­sum­iendo su apre­ci­ado Har­veys Bris­tol Cream con fre­cuen­cia. Esta gen­eración ha ido dán­dole la espalda al Sherry a cam­bio de otras bebidas y com­bi­na­dos con mas glam­our; así, el Sherry pasó de moda tras vivir su época de esplen­dor entre  1944 y 1970.

Aunque el efecto Down­ton está por con­fir­mar, lo que si es cierto es que exis­ten otros indi­cadores mas fiables que apoyan el aumento de con­sumo de Jerez en las Islas Británi­cas. La hostel­ería ha real­izado una impor­tante apuesta por el Sherry en la ultima década. Hes­ton Blu­men­thal ha con­ver­tido su Fat Duck en una emba­jada jerezana acom­pañando muchos de sus platos y menús con finos y amon­til­la­dos. Por su parte Gor­don Ram­say es un fer­viente defen­sor de estos vinos para comer en sus restau­rantes londinenses.

La aper­tura en estos años de var­ios bares jerezanos en la City, ha facil­i­tado que los jóvenes se hayan aprox­i­mado al mundo de la tapa y la copa de Sherry seco que en nada recuerda al cream de sus abue­las. Influyentes peri­odis­tas como Jan­cis Robin­son han defen­dido la búsqueda de la aut­en­ti­ci­dad en el vino de Jerez, poniendo en el punto de mira de los afi­ciona­dos curiosos vinos jerezanos. Todo ello ha con­tribuido a crear un intere­sante tejido de pre­scrip­tores y afi­ciona­dos que llenan las con­vo­ca­to­rias de catas y pre­senta­ciones jerezanas en Londres.

Todo apunta a que Jerez vuelve a recu­perar a Lon­dres como la cap­i­tal de Sher­ry­land. Esto podría suponer un cierto des­per­tar económico en la cas­ti­gada tierra gaditana.

 

- Texto pub­li­cado en la revista Cocina Futuro en el número de febrero 2012

Un comentario

  • Federico Ferrer dijo:

    Qué ale­gría da leer estas cosas.

    Mi padre, que se dedicó a expor­tar aceitu­nas toda la vida, decía que la mejor pub­li­ci­dad en USA la obtu­vieron de una peli en la que un actor cono­cido cuyo nom­bre olvidé, se ati­z­aba var­ios mar­ti­nis pero siem­pre con tres aceitu­nas, lo que repetía con­stan­te­mente al camarero del bar del tren. Si con­seguimos esto con una serie como Down­ton Abbey cohonudo.

    Feli­ci­dades por tu blog. @masuvas

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *