Bicentenario & Tapas, pistas gaditanas

La morena en adobo en El Palillo

El Bicen­te­nario de la Con­sti­tu­ción de 1812 es una buena excusa para vis­i­tar Cádiz. La ciu­dad invita al paseo por los esce­nar­ios de aquel momento histórico, alter­nando la visita cul­tural con alguna de las bue­nas bar­ras de tapeo que tiene la Tacita. Tapear en Cádiz es una gran expe­ri­en­cia gas­tronómica siem­pre y, además, es la mejor forma de comer o cenar sin perder detalle de la vida que bulle por las calles. El viejo Cádiz intra­muros tiene una dimen­sión humana, abar­ca­ble, ideal para recor­rerlo a pie sin que ello suponga un gran esfuerzo. Es fre­cuente encon­trar en las mejores bar­ras, ter­tu­lias abier­tas a todo el que llega. Dar con una de ellas es la mejor inmer­sión en el gen­uino uni­verso gadi­tano.

El corazón de la ciu­dad late entre el bar­rio de la Viña, junto a la Caleta, y el de Santa María, en los alrede­dores de la plaza de San Juan de Dios. En esos dos núcleos se con­cen­tran tam­bién intere­santes prop­ues­tas de tapeo en las que con­viven tradi­ción e inno­vación. Tras empa­parnos de brisa marina en la playa de la Caleta, donde los atarde­ceres son úni­cos, lo mejor es aden­trarse en el Bar­rio de la Viña por la calle San Félix para encon­trar la primera prop­uesta de esta serie de Bicen­te­nario & Tapas, pistas gadi­tanas.

En el número 10 de San Félix está El Palillo. Una buena mues­tra de bar pop­u­lar, de bar­rio gadita, gadita. De lunes a viernes, la barra se puebla de par­ro­quianos de la Viña. Los fines de sem­ana dece­nas de gas­trop­ere­gri­nos foras­teros apare­cen por el Palillo para rendir culto a la frit­ura de pescado. Anto­nio Paúl gob­ierna en soli­tario barra y frei­dora, sin dejar de inter­venir en las ter­tu­lias de los clientes, todo ello con la máx­ima cor­rec­ción que exige el pro­to­colo gadi­tano.

El cazón y los cala­mares fritos los eje­cuta con maestría. Frit­uras cor­tas, a alta tem­per­atura y sin restos de aceite en el plato. La espe­cial­i­dad de Anto­nio es la Morena en adobo y el Zafío o Con­grio frito. Tener la opor­tu­nidad de comer morena o zafío no es habit­ual en estos tiem­pos. Décadas atrás, era algo cor­ri­ente su con­sumo en los bares fre­cuen­ta­dos por pescadores ya que es una cap­tura que se hace en los acan­ti­la­dos que rodean la ciu­dad. Entre los pocos bares que con­tinúan con la tradi­ción de servir morena está El Palillo.

La tapa, con dos gen­erosas raciones de pescado, por solo 1,80 euros. La Morena tiene una frit­ura per­fecta, exte­rior cro­cante, seco, sin restos de aceite y el inte­rior jugoso, con toques gelati­nosos sin­gu­lares de este pescado y con el adobo justo de vina­gre, pimen­tón y espe­cias, que no enmas­cara el sabor del pescado.

Bar El Palillo — C/ San Félix, 10 — Cádiz

Telé­fono: No tiene.

Web: No tiene. Email: No tiene.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *