Un suelo, una bodega, un vino

Fine Tempo, un vino singular en el corazón de Grazalema

El sueño de todo enól­ogo es encon­trar un día una bodega, propia o no, donde tra­ba­jar en lib­er­tad, lejos de ten­den­cias y gus­tos de la moda. Todo ello condi­men­tado por sue­los y cepas con las que dis­eñar un vino que exp­rese lo mejor de su entorno. Miguel Gómez, un joven enól­ogo nacido en San Fer­nando y for­mado en la Uni­ver­si­dad de Cádiz, parece que ha comen­zado a andar ese camino soñado en la bodega Fine Tempo, en pleno Par­que Nat­ural de Graza­lema.

La pequeña bodega nace de la pasión por la nat­u­raleza y por la agri­cul­tura de Luis Lucero que, tras 22 años tra­ba­jando en el Par­que Nat­ural como téc­nico, emprende esta aven­tura con el obje­tivo de dar valor a las tier­ras del entorno de Zahara de la Sierra. Lucero puso en manos de Miguel Gómez el timón de esta sin­gu­lar bodega y los resul­ta­dos hacen pre­sagiar que no se equivocó.

El con­cepto es el mismo que en otros grandes vinos, un suelo y un entorno con­creto, una bodega sin­gu­lar y un solo vino cada vez que la cosecha con­siga la alta cal­i­dad que se per­sigue. El viñedo de 2,3 hec­táreas, en la Finca las Lajas, está en pleno Par­que Nat­ural y cuenta con las var­iedades Syrah, Petit Ver­dot, Caber­net Sauvi­gnon y Mer­lot. La viña se plató hace unos 8 años en una pro­nun­ci­ada ladera de sue­los muy pobres de arenis­cas y calizas.

Miguel Gómez prac­tica una viti­cul­tura extrema, ecológ­ica y sigu­iendo prin­ci­p­ios de biod­inámica. “El prin­ci­pal prob­lema que me encon­tré fue enten­der a la viña” comenta Gómez, “todos los trata­dos y libros de viti­cul­tura están escritos con el gusto, el con­cepto y el clima del norte. Aquí todo es difer­ente y hay que empezar por enten­der a la viña y ver como puede alcan­zar su mejor expre­sión en este entorno tan par­tic­u­lar de Andalucía”. Miguel Gómez añade que en esta zona sobra luz mien­tras que en el norte falta e muchas oca­siones y esto obliga a que se apliquen tra­ba­jos en el campo diferentes.

Durante la vinifi­cación se prac­ti­can mac­era­ciones y fer­menta­ciones muy lentas, durante días, sin añadir ni sem­brar levaduras selec­cionadas. Solo se dejan actuar de forma espon­tánea las levaduras del entorno. Esto supone un riesgo y un desafío para el enól­ogo, pero si todo llega a buen fin el resul­tado suele sor­pren­der. Además, en fine Tempo no se hacen cor­rec­ciones con ácido tartárico, se respeta la acidez resul­tante del pro­ceso nat­ural. Todo esto obliga a jor­nadas ago­ta­do­ras de tra­bajo, donde cada tanque de fer­mentación y mac­eración requiere una aten­ción continua.

Otra sin­gu­lar­i­dad de Fine Tempo es la bodega de cri­anza, una pequeña cueva nat­ural donde reposan una docena de bar­ri­cas, cada una de un roble difer­ente y de una edad difer­ente. “Cada una está criando de una forma difer­ente, cada una da un gran vino. Selec­ciono lo mejor de entre ellas para cada añada, deján­donos guiar por nue­stro gusto per­sonal, sin pen­sar en mer­ca­dos ni en mar­ket­ing, per­sigu­iendo el vino que a Luis y a mi nos gusta” comenta Miguel.

El resul­tado es un vino tinto difer­ente a lo que se pro­duce en su entorno, con un carác­ter muy par­tic­u­lar y con una pro­duc­ción anual que no supera las 3.000 botel­las. Un vino que además está demostrando una intere­sante evolu­ción en botella y que ya ha comen­zado a ser recono­cido por el mercado.

La añada 2008 era de color rojo muy intenso y de capa alta. Nariz rica, aro­mas inten­sos de moras, ore­jones y algar­robas. Notas min­erales, de tinta china. En boca era denso, amplio, con recuer­dos de com­pota, fondo muy largo de cacao y tostados.

En la actu­al­i­dad está a la venta la añada 2009 y reposa en la pequeña cueva de Zahara la añada 2010.

Ficha del vino:

Nom­bre: Fine Tempo

Tipo de vino: Tinto con crianza.

Gra­dos alco­hóli­cos: 14º

Pre­cio de la botella 0,75 litros: 30 euros.

Bodega: Cía. Gen­eral de Vinos de Cádiz – 956.25.96.11

Un comentario

  • Vino alu­ci­nante hecho por una gran per­sona. Catar vinos con Miguel y su her­mano José es de las expe­ri­en­cias más alu­ci­nantes que he tenido en mi vida. Uno de los mejores tin­tos que he probado.

Deja un comentario

Tu email nunca será compartido con nadie.Los campos obligatorios están marcados con *